• Home »
  • Noticias »
  • Nigussie : “En África, la pobreza es causa y consecuencia de la discapacidad”
Nigussie : “En África, la pobreza es causa y consecuencia de la discapacidad”

Nigussie : “En África, la pobreza es causa y consecuencia de la discapacidad”

Yetnebersh Nigussie recibía el pasado 1 de diciembre en Estocolmo el Premio Nobel Alternativo. Esta joven de Etiopía es, a sus 27 años, una brillante abogada y activista que no ha permitido ni un solo instante que su ceguera le robase sus sueños.

“En mi historia hay tanta luz como oscuridad”, asegura Nigussie. Nacida en 1982 en el pequeño pueblo etíope de Amhara Saint Wollo, una meningitis que padeció a los cinco años le arrebató la visión para siempre pero, como ella misma suele decir, también le permitió escapar del previsible destino de un matrimonio precoz. “No había atención médica en 400 kilómetros a la redonda y mi familia tardó tres años en descubrir que ya no iba a recuperar la vista”, explica. “En la comunidad nada era accesible para mí, ni la escuela, ni los transportes, nada. Así que me enviaron a un colegio católico para personas ciegas a 800 kilómetros de distancia”.

El contacto con otros niños en circunstancias parecidas, el estímulo de las monjas que dirigían la escuela y un afán de superación a prueba de bomba la convirtieron en una estudiante brillante. Por eso, cuando llegó al instituto inclusivo Menelik II y sintió el rechazo de sus nuevos compañeros, lejos de arredrarse empezó a destacar por sus excelentes resultados. Y las barreras cayeron y los amigos empezaron a florecer. Pero la ceguera era solo uno de sus desafíos.

“Aunque las mujeres somos la mitad de la población de mi país, estamos escasamente representadas en los ámbitos político, laboral y económico. Todavía hay muchas niñas que son obligadas a casarse entre los 10 y los 13 años, prácticas tradicionales dañinas persisten en zonas rurales pese a su prohibición y la violencia de género está muy extendida frente a una respuesta judicial muy lenta”, asegura Nigussie, quien, tras licenciarse en Derecho y obtener una maestría en Trabajo Social en la Universidad de Addis Abeba, ha hecho de la lucha por los derechos de la mujer y de las personas con discapacidad su personal caballo de batalla.

“Muchos discapacitados en África viven en niveles extremos de pobreza y son sometidos a constantes violaciones de sus derechos, discriminación sistémica, exclusión social y prejuicios. En mucha mayor medida que en el mundo desarrollado. De hecho, la pobreza es el denominador común de las personas con discapacidad en Etiopía y suele ser también su origen. La pobreza es a la vez causa y consecuencia de la discapacidad. Con el 84% de la población en zonas rurales es lógico pensar que la mayoría de ellos vive en dichas áreas, donde los servicios básicos son limitados y a menudo inaccesibles. Además, la posibilidad de rehabilitación se concentra en los centros urbanos. Como resultado, la inmensa mayoría no tiene acceso a servicios que podrían reducir su dependencia, facilitarles una vida autosuficiente y una escapatoria a la pobreza”, asegura con claridad.